WE.H.IT.

WE.H.IT.
"To read is to dream."

6/7/16

FRASES LADY MIDNIGHT #SPOILERS — TDA #1




¡¡Hola, holi!!! Os traigo unas cuantas (bastantes) frases de (¡por fin!) Lady Midnight, la primera entrega de la saga de Cazadores de Sombras: The Dark Artificies (no me preguntéis de dónde narices se han sacado las editoriales españolas lo de Renacimiento porque no tengo ni idea xd.)

SINOPSIS.

Han pasado cinco años desde el final de Ciudad del Fuego Celestial. Los padres de la cazadora de sombras Emma Carstairs fueron asesinados y desde entonces su hija no ha dejado de buscar al culpable. Ella, junto a su parabatai, Julian, empieza a investigar una demoníaca trama que se extiende por los lugares más glamurosos: desde Los Ángeles hasta las playas de Santa Mónica...

Además, Emma no puede evitar la poderosa atracción que siente hacia su compañero, una relación que las leyes de los cazadores prohíben. Una auténtica caja de sorpresas que enlaza tramas, personajes y revela conexiones de los descendientes de sus ancestros.

LOS MUERTOS SE ALZAN Y LOS PERDIDOS REGRESAN.
LLEGÓ SU MOMENTO.

***

CONTIENE SPOILERS.

Epílogo.
—Para ser alguien que vende secretos, los sabe guardar bien.
Su padre lo abrazó. Un raro gesto de cariño.
—Mi mayor secreto —le dijo— eres tú.


Capítulo 1.
Emma hablaba inglés y un poco de español, griego y latín; podía leer tres idiomas demoniacos y maldecir en cinco.

—Nadie es perfecto, Emma.
—Pero algunas personas son más perfectas que otras. ¿No crees?

—Julian, Julian, Julian —repitió Cristina en tono burlón—. Julian es pintor, Julian es un genio, Julian sabría como arreglar esto, Julian podría construir aquello... ¿Sabes?, durante las últimas siete semanas he oído tantas cosas maravillosas sobre Julian que está empezando a preocuparme que, cuando lo vea, me enamore de él.

"Allí dónde tú vayas, yo iré; tu gente será mi gente; donde tú mueras, yo moriré, y allí seré enterrado." (Palabras del juramento parabatai sacadas de la Biblia.)


—Ese no es el espíritu de la Ley, Emma. ¿Recuerdas? "La Ley es dura, pero es la Ley."
—Pensaba que era: "La Ley es un engorro, pero también es flexible."

—Vacíate los bolsillos o te arrancaré un cuerno y te lo meteré por donde la espada pierde su digno nombre.
El hada la miró con expresión perpleja.
—¿Dónde pierde la espada su digno nombre? ¿Es una adivinanza?

Capítulo 2.
Emma pensó en el único Hermano Silencioso que le había caído bien. A veces, aún lo echaba de menos.

"Bendito sea el Ángel, mi fuerza, que enseña en la guerra a mis manos y a mis dedos a luchar." (Inscripción del medallón de Cristina.)

—Tiberius Nero Blackthorn —informó Emma—. Creo que sus padres se pasaron un poco con el nombre. Es como llamar a alguien Magnífico Cabrón.

Zhi yin, "el que entiende tu música." (Expresión China.)

—Quería ayudarte a convertirte en quien eres de verdad.
—¿Y quién soy realmente?
—El mejor cazador de sombras de tu generación.

—Bueno, menos a Ty. A él le dejaba quedarse dentro y lo atiborraba de mermelada de moras.
—Tiberius se escondía —añadió Drusilla—. En el pajar.
—No me escondía —replicó Ty—. Era una retirada estratégica.

Capítulo 3.
—Estaba reflexionando sobre los ideales griegos del amor. Agape, claro, para el amor más elevado, el amor que sientes los dioses. Luego, eros, el amor romántico; filia, el amor de los amigos, y storge, el amor de la familia. ¿Cuál dirías que es el del parabatai? ¿Se acerca más a filia o a agape..., estando eros, naturalmente, prohibido?

No había querido separarse de Emma, pero al mismo tiempo pensó que le iría bien. Como un adicto alejándose de la fuente de su adicción.

—Ya veo por qué dicen que no se debe separar a los parabatai, sois como...
—Sherlock Holmes y el doctor Watson —intervino Ty.
—El chocolate y la mantequilla de cacahuete —aporto Tavvy.
—El capitán Ahab y la ballena —añadió Dru.
Emma se atragantó con el zumo.
—Dru, la ballena y el capitan Abah eran enemigos.

Capítulo 4.
Malcolm era lo que la mayoría de la gente pensaba que era Arthur: un profesor despistado. Llevaba olvidando cosas importantes durante al menos doscientos años.

Toda historia es una historia de amor.

—¿Nightshade? ¿El vampiro?
—Tiene una pizzeria. La salsa es divina.
—¿No te preocupa lo que pueda haber en ella?
—Los nefilims sois tan paranoicos...

Emma se fijó en que llevaba una camiseta gris en la que ponía LIM por delante.
—¿La Imbecilidad Mata? —preguntó.
—Los Instrumentos Mortales. Son un grupo de música. De Brooklyn. ¿Los conoces?

—Cuando amas a alguien, se convierte en una parte de ti. Está en todo lo que haces. Está en el aire que respiras; en el agua que bebes; su voz permanece en tus oídos y sus ideas en tu cabeza. Conoces sus sueños porque sus pesadillas se te clavan en el corazón, y sus sueños buenos son también los tuyos. Y no crees que es perfecto, sino que conoces sus defectos y las sombras de todos sus secretos, y eso no te hace alejarte; de hecho, lo amas más por eso, porque no quieres que sea perfecto. Tú quieres a ese alguien.

Capítulo 5.
Los muertos se alzan y los perdidos regresan.

—Emma es mi parabatai —dijo—. Si vuelves a hablarle así, el suelo del Santuario se manchará de sangre, y no me importa si después me ejecutan por ello.

Capítulo 7.
—Quería atarte a mí —continuó él—, porque yo estaba atado aquí. Quizá deberías haberte ido a la Academia. Quizá habría sido el mejor sitio para ti. Tal vez te arrebaté algo.

«Lex malla, lex nulla», "Una mala ley no es ley" (Lema de los Blackthorn.)

Emma recordó que Jem le había dicho una vez que su parabatai, Will, había metido las manos en el fuego para recuperar un paquete que contenía la medicina que salvaría la vida de Jem. Quizá no debería haberle contado esa historia a Livvy. 

Capítulo 9. 
—Una vez leí que explicar un chiste es como diseminar una rana —comentó Mark—. Averiguas como funciona, pero la rana muere durante el proceso.

A veces, pensó Emma, se sentía como si fuera una cometa, y Julian el que la hacía volar: volaba por encima del suelo y él la mantenía ligada a la tierra. Sin él, estaría perdida entre las nubes. 

Capítulo 10.
—¿Sigue con Jace?
Emma se echó a reír y notó que la tensión se relajaba. Clary y Jace eran una institución, una leyenda. Se pertenecían el uno al otro.
—¿Y quién rompería con él?

¿Eran bonitas? Eran las manos de Julian. Manos que pintaban y luchaban; nunca le habían fallado. En ese sentido, sí, eran bonitas.

Capítulo 11.
—Las hadas aman la belleza de los mortales por encima de todo.
—Porque se marchita.

Capítulo 12.
—Sin duda, el Capitán América es el más apuesto de los vengadores —comentó Cristina—. Pero prefiero a la Masa. Me encantaría curarle el corazón roto.
—¡Somos nefilim! —exclamó Julian—. Se supone que ni deberíamos saber quiénes son los Vengadores. Además —añadió—, Iron Man es, evidentemente, el más guapo.

Capítulo 14.
La sangre de hada puede aparecer durante generaciones. La mayoría de los mundanos con la Visión tienen sangre de hada de algún antepasado lejano.

Capítulo 15.
—Si he aprendido algo en esta vida, y acepto que no he aprendido mucho, es esto: ni los seres mágicos ni los mortales saben lo que es el amor. Nadie lo sabe.

Capítulo 16.
¿Qué se puede hacer cuando lo que amenaza a lo que más se quiere es algo a lo que se quiere por igual?

Si lo besaba, ¿notaría el sabor a sangre o a clavo, o a una mezcla de ambos? ¿Dulce y especiado? ¿Amargo y cálido?

Capítulo 17.
Lo supo porque ella era parte de él, y su sangre la de él, porque el aliento de ella era el suyo, y sus sueños los de él, y su sangre la de él, y cuando el corazón de Emma se parara sabía que el de él también se pararía, y se alegraría, porque no quería vivir ni un segundo en un mundo donde no estuviera ella.

Idris, 2009. Página 430.
—Y aquella constelación de allí es el Conejo, ¿ves que tiene orejas? —Era la voz de Jace.
Clary y él estaban sentados sobre la hierba, hombro contra hombro. [...]
—Estoy bastante segura de que no hay ninguna constelación que se llame el Conejo —dijo Clary.[...]
—Claro que sí —repuso él, y cuando la luz de las estrellas hizo que brillaran sus claros rizos, Emma sintió un leve aleteo de su antiguo enamoramiento—. Y esa otra de allí es el Tapacubos. Y también está la Gran Tortita.
—Me vuelvo adentro —dijo Clary—. Se me había prometido una lección de astronomía.
—¿Qué? ¡Pero si los marineros solían navegar guiándose por la Gran Tortita!

Capítulo 18.
Pero Julian no es solo alguien que puede llegarte al corazón. Puede llegarte al alma. Y hay una diferencia entre que te rompan el corazón o que te destrocen el alma.

Capítulo 22.
No era un saludo, ni siquiera una llamada de la Caza. Era la nota que Gwyn hacía sonar cuando buscaban a un desertor. Era el sonido de la traición.

Capítulo 23.
No quería recordar el aspecto de Julian al entrar en el Instituto, Mark con Cortana en en la mano y Julian con Emma en brazos, con el cabello pegajoso de sangre, sangre que también se le había extendido a él por toda la camisa. No quería recordar los gritos de Emma cuando el látigo caía sobre ella, y el modo que había dejado de gritar al desmayarse.

—Kieran quería hacerte daño. Tú lo heriste, así que él quería herirte. Lo siento... Lo siento por Kieran, porque veo que era alguien que significaba mucho para ti. Lo siento porque no sabía que habías dejado atrás a alguien que te importaba. Lo siento por los años en los que pensé en que tú eras el que tenía libertad, que estabas disfrutando de tu vida en la tierra de las hadas mientras que yo me mataba aquí, tratando de criar a cuatro niños, dirigir el Instituto y guardar los secretos de Arthur. Quería creer que estabas bien, quería creer que uno de los dos estaba bien. Ya ves.


Jem, pensó Emma, que la había ayudado durante la ceremonia de parabatai con sus manos amables y su mirada pensativa. Jem, que le había dado su gato para que la vigilara.
  
—Pero papá —susurró Emma—. Papá, estás muerto.
John Carstairs sonrió tristemente.

—Mientras haya amor y recuerdo, no hay muerte verdadera.

Capítulo 25.
—Solo una mano que ha arrebatado una vida humana puede ser una Mano de Gloria.

—Es un secreto sobre los nefilim. Odian el amor, el amor humano. Porque nacieron de los ángeles. Y aunque Dios encargó a sus ángeles que cuidaran de los humanos, hizo primero a los ángeles, y estos siempre han odiado a la segunda creación de Dios. Por eso cayó Lucifer. Era un ángel que no quería inclinarse ante los humanos, los hijos preferidos de Dios. El amor es la debilidad de los humanos, y los ángeles los deprecian por ello. Y la Clave también deprecia el amor, y por tanto, lo castiga. 

Capítulo 26.
Jace descendió la escalera de un modo que hizo pensar a Julian si creería que arrastraba una magnificente cola tras él: deliberadamente lento y como si fuera consciente de que era el centro de todas las miradas.

—Así que nos hemos escabullido, solo nosotros cuatro. Lo que es una gran pérdida para la fiesta, en mi opinión, porque yo estaba a punto de hacer un brindis e iba a ser glorioso. Simon nunca habría podido dejarse ver en público de nuevo.
—Lo que no es exactamente lo que se pretende en un brindis de compromiso, Jace.

—Las estrellas se apagarán antes de que te olvide, Mark Blackthorn.

Capítulo 27.
"Estoy diciendo que no es cuestión de detener el reloj, sino de hacerlo ir hacia atrás. y para eso, el reloj tendrá que romperse."

La tormenta te llama como me llama a mí, ¿no es cierto?

Epílogo.
En su tumba junto al fragoroso mar, Annabel abrió los ojos.


En primer lugar: ¡AHHHHHH!

En segundo lugar: Cassie Clare, por todos los nefilims, deja de escribir así. El libro puede tener cerca de 680 páginas, pero no ha habido ni un solo segundo en el que la lectura se me haya hecho pesada. Al contrario, no quería llegar al final, no quería que acabase. Tenía miedo al ver el grosor de Lady Midnight ya que en COHF sí hubo momentos en los que me desesperé un poco, pero no ha sido el caso.
He amado todos y cada uno de los personajes de la nueva generación, desde el pequeño Tivvy hasta el tío Arthur. Mi favorito probablemente sea Ty. Y Julian, oh Julian *corazones en los ojos* También me ha parecido un buen cambio que, a diferencia de Tessa y Clary, esta vez Emma si sea una cazadora de sombras experimentada. Y, bueno, el punto final del descendiente de la rama Herondale perdida... impresionante. Por no hablar de las menciones a los antiguos personajes y sus apariciones.

Y en tercer lugar... Estoy muy enfadada con la edición en español del libro. Supongo que si habéis llegado hasta aquí es porque os lo habéis leído, pero por si acaso, aquí va spoiler... ¿quién en su sano juicio pone al asesino de la trama en la sinopsis de un libro? Investigué por si era una simple traducción al pie de letra (cosa que dudo de Cassandra Clare), y en efecto, la editorial se ha sacado de la manga poner a Malcolm Fade en la sinopsis de la parte trasera. Me quitó absolutamente toda la intriga en cuanto a la identificación del culpable.

Por todo lo demás, no puedo esperar a que Lord of Shadows salga. 

¡Espero que hayáis disfrutado tanto como yo al leerlo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario